dissabte, 27 d’agost de 2011

El refugio antiaéreo de la plaza Macià de Sant Adrià del Besòs

Durante la pasada Guerra Civil Española 1936-1939, además de la ciudad de Barcelona otras poblaciones limítrofes, lo que hoy llamaríamos área metropolitana, sufrieron diferentes bombardeos por parte de la aviación franquista, sobre todo por la aviación Legionaria que desde la isla de Mallorca sembraron el pánico y el caos desde Portbou hasta Almería.
Una de estas poblaciones fue el Pla de Besòs, –Sant Adrià del Besòs– un término municipal muy cerca de Barcelona que se extiende entre las dos orillas del río Besòs. Un territorio donde había diferentes centrales térmicas que proveían de electricidad a la gran metrópoli y que también acogía diferentes fábricas e industrias, así como también atravesaban el municipio la carretera nacional II y la línea de ferrocarril, todo un conjunto de puntos estratégicos muy apreciados por la aviación franquista. Ahora bien la aviación franquista tenía pocas manías a la hora de bombardear y poco le importaba que las bombas fueran a parar sobre las casas de los barrios obreros, que rodeaban las zonas industriales, era la guerra total y por tanto para doblegar al enemigo todo era valido.
      
      
        
       
      
          
      
      
Para combatir los bombardeos, en 1937 el ayuntamiento decidió comenzar la construcción de diferentes refugios antiaéreos dentro del término municipal como: la plaza de la iglesia, la escuela y sede de refugiados del Polydor, el mercado municipal, los calles de Lleida, de Barcelona, de las Cortes, y la plazoleta Macià.
El refugio de la plaza Macià, fue construido bajo la misma plaza y muy cerca de la fábrica textil Industrial Baurier. En la construcción que fue dirigida por el arquitecto municipal Juan Maymó, colaboraron los albañiles de la brigada municipal, que al terminar su horario a las cinco de la tarde continuaban su trabajo en el refugio y algunos vecinos de la zona. De forma trapezoidal y con dos accesos, las obras terminaron durante la primavera de 1938, en uno de los momento más álgidos de los bombardeos que patio la metrópoli barcelonesa. Finalmente con la entrada de los franquistas en Sant Adrià del Besòs el refugio se cerró durante el mes de marzo de 1939.
      
        
      
         
         
       
         
Fotos y texto Josep Maria Contel
      
Casi setenta años después en 2006 el refugio volvió a abrir sus puertas, en esta ocasión para dar testimonio y recuperar la memoria del horror vivido por parte de la población civil que sufrió los ataques indiscriminados.
El refugio que tiene una capacidad para 80 o 100 personas, se puede visitar el último fin de semana de cada mes y su acceso está adaptado para las personas en movilidad reducida, mientras que en el interior dispone de inscripciones en braille y piezas volumétricas pensadas para las personas con discapacidad visual.
          
Horario de visitas:
Último domingo de cada mes, de 11 ha 14 h
Visitas en grupo: deben concertarse llamando al Ayuntamiento de Sant Adrià de Besòs
(Jordi Vilalta - teléfono 609 033 867).

1 comentari:

  1. Bones, el nom oficial de la nostra ciutat és Sant Adrià DE Besòs... DEL era en castellà, o sigui, amb Franco. Gràcies

    ResponElimina