dilluns, 19 de setembre de 2011

Refugio de la plaza Valentí Almirall - El Clot

En el barrio del Clot de Barcelona, como en otros barrios de la ciudad, durante la Guerra Civil se construyeron diferentes refugios antiaéreos. Uno de estos fue el que los vecinos de la plaza de Valentí Almirall construyeron en medio de la plaza y registrado en el listado de la Junta de Defensa Pasiva de Barcelona como: Refugio 200 Plaza Valentí Almirall. Una construcción vecinal con una clara voluntad de que fuera de servicio público, que recibió la ayuda de la Junta Local de Defensa Pasiva de Barcelona.
Una de estas ayudas, en el mes de febrero de 1938, fue la cesión por un tiempo determinado de una bomba centrifuga con capacidad de 15.000 litros hora, para facilitar los trabajos de construcción –seguramente porque en el transcurso de estas obras habrían encontrado alguna vía de agua, algo muy frecuente en el subsuelo del llano de Barcelona, y que debían reconducirla, para evitar que el refugio se llenara de agua–.
      
      
El refugio de la plaza Valentí Almirall fue construido a unos 5 metros de profundidad, con cuatro entradas, dos en el lado Llobregat de la plaza y dos más en el lado de la calle de San Juan de Malta. De las dos primeras una era cerca de la calle Municipio y la otra cerca de la Rambla del Poble Nou. De las dos segundas una era junto al edificio del Ayuntamiento y la otra cerca de la escuela Casas.
Construido con el sistema de galería de mina en forma de laberinto, tenía una anchura de 1,60 m. una altura de 2,15 m. y una longitud total 402 metros, de los cuales sólo había revestidos de ladrillos unos 82 metros, el resto eran de tierra o de tierra rebozada y pintada.
Terminada la guerra el refugio fue inventariado y clausurado durante la primavera de 1939. Reabierto entre los años 2006-2007 durante las obras de remodelación de la plaza, este hecho permitió levantar un plano topográfico y construir un nuevo acceso a través de un pozo.
      
      
Del examen hecho para conocer su estado, se pudo comprobar que debido a la poca profundidad que se construyó, las raíces de los árboles de la plaza habían dañado prácticamente toda la estructura de las galerías de tierra, mientras que las de obra aún estaban bien.
Desgraciadamente por su estado actual el refugio no puede ser visitable, pero gracias a la evaluación que se hizo para conocer su estado, se pudo hacer las siguientes fotografías, así como recopilar diferente información de sobre su construcción que ha sido muy valiosa.
       
Fotos y texto Josep Maria Contel

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada