dissabte, 29 de setembre de 2012

El refugio antiaéreo de la plaza del Diamante


Los primeros pasos de la construcción del refugio antiaéreo de la plaza de Diamante fueron los mismos que los del refugio de la plaza Revolución, puesto que fue la misma comisión formada por vecinos de los dos sectores, la que emprendió ambas construcciones.
A pesar de la voluntad inicial de ir saliendo adelante con los dos refugios, poco tiempo después, en el mes de junio de 1937, esta comisión se disolvió, constituyéndose dos de nuevas, una por cada refugio.
La nueva comisión de la plaza del Diamante arrinconó a los miembros de la primera comisión, siguiendo con la obra casi hasta finales del año 1938, cuando esta quedó parada definitivamente.
El refugio de la plaza del Diamante se construyó a unos trece metros de profundidad, tiene dos entradas, que enlazan a unos siete metros de profundidad con cinco escaleras que completan el descenso hasta donde se encuentran las galerías de mina en forma de laberinto, donde se refugiaban los vecinos de la zona, cuando había peligro de bombardeo.
El refugio dispone de diferentes ringleras de bancos adosados a las paredes, divididos en porciones de cuarenta centímetros, que era el espacio que sus impulsores marcaron como optimo para poder sentarse sus usuarios.
Antes mencionábamos que la obra duró hasta finales del 1937, cuando por diferentes razones los promotores se quedaron sin ningún albañil que la pudiera seguir. A pesar de esto el refugio estaba casi acabado, y al parecer sólo se estaba trabajando para abrir un nuevo acceso en la calle Topazi.
Decimos acabado en la parte que ha construida, porque sus impulsores querían construir tres nuevas galerías, que casi doblaban la capacidad del refugio, y que por alguna razón que desconocemos hoy, esta obra no estuvo autorizada por las autoridades de la época.
El refugio disponía de dos tipos de iluminación, la principal a través de una instalación eléctrica de 125 vatios y algunas bombillas repartidas por las diferentes galerías y el de emergencia con unos apliques de obra adosados a las paredes y que en el extremo superior tenían un recipiente de vidrio, donde se ponía algún tipo de aceite o derivados del petróleo por illuminar el espacio cuando cortaban la electricidad.
También disponía de un aposento destinado a enfermería y dos pozos de ventilación, que también servían para sacar la tierra del refugio y la bajada de materiales de construcción.
 Plano original de 1937 o 1938
 Plano de Ernesto Blesa 2012
Recientemente el arquitecto técnico Ernesto Blesa, cuando preparaba su trabajo final de carrera “Refugios Antiaéreos de Barcelona Análisis Constructivo” descubrió que el plano original de la construcción del refugio, en una pequeña parte no se ha ajustaba a lo que se había construido. Como este pequeño desajuste creemos que es interesante y que también sirve para dejar constancia que los planos originales también pueden contener diferencias con las obras realizadas, reproducimos a continuación el plano original y el del estudio que hizo Ernesto Blesa.
Otra cosa que también hemos querido mostrar en este escrito, es un pequeño trabajo realizado por Benito Márquez y que se encuentra en el siguiente enlace.

Y que nos muestra por sobreposición el plano original del refugio a una fotografía aérea de la plaza del Diamante actual, la disposición del refugio en la plaza y que puede llegar a ayudar a los lectores aver su ubicación sobre la superficie de la plaza.
Dos cosas que tenemos que agradecer a los dos autores Ernesto Blesa y Benito Márquez, que con sus aportaciones dan de nuevo vida al refugio de la plaza del Diamante.
Fragmento del plano original
Fragmento plano de Ernesto Blesa de 2012
Composición de Benito Márquez

Fotos y texto Josep Maria Contel
    
Visitas al refugio de la plaza del Diamant
Taller d'Història de Gràcia Centre d'Estudis
tallerhistoriagracia@gmail.com
932 196 134 y 647 843 084

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada